Soy UAG

Aldo Delgadiilo 120718

Compartir

Una vida dedicada a la música

Maytee Parra

Jueves-12-Julio-2018

El maestro Aldo Delgadillo, concertista internacional de piano y órgano sinfónico, nació en Guadalajara el 19 de julio de 1977. Su primer contacto con la UAG fue en secundaria y desde ahí siguió hasta terminar la carrera de Ingeniería Civil.

Antes de cumplir cuatro años comenzó a tocar el órgano sinfónico, a los ocho ya hacía composiciones, arreglos y música propia. Antes de iniciar sus estudios universitarios ya había tocado cinco conciertos en Japón, uno de ellos a beneficio de UNICEF, también ganó concursos nacionales de composición en órgano sinfónico.

Al tiempo que estudiaba su carrera participó en eventos organizados por el Departamento de Arte y Cultura, como un concierto en la Semana de Bibliotecas; y en musicales como Sueños de Broadway, Los Miserables y El Fantasma de la Ópera, entre otros.

Esto incrementó su gusto por los escenarios. “Empecé a llevar mi gusto musical y escenográfico hacia otras áreas y así se fortaleció mi decisión de ser concertista”, comenta.

Durante casi 15 años combinó el ejercicio de la ingeniería con su pasión musical, pero ha recibido tal aceptación en sus conciertos de órgano sinfónico que actualmente eso le ocupa gran parte de su tiempo, además de que es el director musical de una academia propiedad de su familia.

“Trascender con las generaciones que vienen es una cosa maravillosa, poder transmitir lo que uno lleva caminado y en lo que nos ha ido bien es algo muy bueno. Es también un compromiso, ya que nos llegan personas con mucho talento y nuestra responsabilidad es desarrollarlos”, comenta Aldo.

Añade que el órgano sinfónico es muy benéfico para el desarrollo en la edad temprana por la cuestión de la motricidad fina y gruesa para el estudio de la música. Explica que este instrumento tiene una amplia gama de sonidos. El niño aprende de una manera más lúdica y se vuelven personas con mayor sensibilidad.

Su carrera musical le ha permitido viajar a diferentes países como Cuba, Estados Unidos, Japón y también como maestro, ya que sus alumnos han seguido sus pasos estos últimos años y tuvo la oportunidad de viajar con alumnos a Malasia, Corea y Taiwán.

El maestro Delgadillo tiene tres hijos: Samuel, Vania y Danaí. “Si en su momento el camino que yo llevo recorrido les funciona para dedicarse profesionalmente a lo mío, tendrán todo mi apoyo”. Es lo que hacían sus padres por él.

Ver más