Noticias UAG

Adultos mayores

Compartir

Los adultos mayores son la solución, no el problema de México: experto

Arturo Padilla

Jueves-08-Noviembre-2018

Ante la constante preocupación del futuro, donde una sociedad envejecida deberá ser mantenida por un grupo reducido de jóvenes, tanto en México como a nivel global, la solución no se trata de señalar a los adultos mayores como un problema, sino, como la solución.

Lo anterior lo aseguró el Profesor investigador en la Universidad de Guanajuato, Dr. Charles Ysaac Da Silva Rodrígues, durante su conferencia: “Procesos neurocognitivos y anátomofuncionales del cerebro envejecido”, que se realizó en el II Coloquio de Investigación en Psicología y Envejecimiento de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG).

El investigador apuntó que la visión geriátrica de México (el pensar que una persona mayor de 60 años debe ser internada en un asilo) debe cambiar y promover que los adultos mayores trabajen de cerca con los jóvenes y se les permita ser productivos.

“En Finlandia se eliminó esta idea del geriátrico y abandono; se promovió que los adultos mayores fueran tutores de niños, por ejemplo; esto creó un cambio en la visión humana: los señores se sentían vivos, incluso jóvenes, y los niños podían apreciar de manera diferente a los ancianos y aprovechar su conocimiento”, detalló.

“¿Es un problema la sobrepoblación de adultos mayores? Sí y no; depende de cómo vamos a responder; debemos ver a los adultos mayores como una solución a muchos problemas, no como uno de los tantos problemas que afectan a la sociedad”, determinó.

Nuevo siglo, el cerebro se transforma

Ante la duda de que las enfermedades mentales, sufridas por las personas de la tercera edad, como senilidad, demencia o Alzheimer, podrían contradecir su propuesta, el investigador comentó que, sí existen posibilidades de que éstas se presenten, sin embargo, las nuevas generaciones y sus cerebros cambian y la transformación será diferente a lo que hoy se conoce.

En el envejecimiento, los cambios en el cerebro del adulto mayor, la estructura del mismo, se ha alterado en estas generaciones y lo hace a una velocidad incomparable a cómo lo hace la sociedad y la tecnología, lo que ocasiona alteraciones cognitivas, de personalidad y regulación emocional en los individuos.

“Las generaciones y el mundo han cambiado y nos adaptaremos a la transformación. Habrá y traerán cambios más radicales. Nuestra época ha cambiado la estructura del cerebro; los adultos mayores son fáciles de estimular por la trayectoria de vida que ha llevado; han pasado procesos de cambios tecnológicos y sociales diferentes a los de sus abuelos y los abuelos de sus abuelos”, reflexionó.

La “metamorfosis” de nuestro cerebro también traerá nuevos retos a la psicología, sociología y medicina porque la rehabilitación y trato de las personas de la tercera edad exigirá nuevos conocimientos, experimentos y tratamientos.

El experto aseguró que serán más fáciles de estimular y rehabilitar, “las tendencias de aprendizaje han cambiado y las enfermedades cognitivas y neuronales como la demencia y Alzheimer se transformarán también, habrá cuadros sintomatológicos diferentes”.

No obstante, no todo será color de rosa; “el problema es el futuro”, agregó el investigador, “los jóvenes son menos sociales de manera física y más virtualmente sociales; debemos adaptarnos y crear formas para que estos jóvenes tengan un envejecimiento de calidad”.

Las personas escriben y hablan cada vez menos, mientras que redactan muchos mensajes cortos, lo que tendrá un impacto a largo plazo en temas como la memoria, lenguaje y aprendizaje, por lo tanto, habrá un deterioro del cerebro que no se ha previsto.

Hay que leer

“El problema es dejar de leer; no se debe dejar de leer o tendremos disminución cognitiva y neuronal. Leer nos permite desarrollarnos de manera diferente en temas como el aprendizaje, emociones y lenguaje”, añadió el investigador.

El Dr. Da Silva Rodrígues concretó que lo cognitivo está asociado a las estructuras y se deben mantener; la manera más eficaz es leer y desarrollar nuestro lenguaje el cual se ha visto disminuido; así pues, recomendó el aprender nuevas palabras, oficios y habilidades y jugar con nuestro cerebro para tener una salud mental estable tanto en la juventud, edad adulta y vejez.

Ver más