Opinión

Elvira Zorrero

Compartir

Educación con garantía

Elvira Zorrero Lara, Máster en Educación

Martes-05-Junio-2018

Una amiga compró recientemente un coche, al cual le dieron siete años de garantía. Esto me hizo reflexionar sobre la posibilidad de garantizar la educación. Claro, la formación académica no se puede garantizar como un automóvil. No obstante, vale la pena considerarlo como objetivo para el futuro.

Ahora mismo la educación está pasando por un gran número de ajustes dentro de los cuales conviene subrayar un factor externo, el cual es la velocidad con la que se están dando los cambios. Hoy en día, tanto la Secretaría de Educación Pública como las universidades, tienen el reto de actualizar continuamente sus planes de estudio, pero resulta casi imposible el que puedan preparar a los jóvenes para un mundo laboral que desconocemos. Actualmente, encontramos una gran oferta de carreras universitarias y un porcentaje de ellas no existían hace apenas cinco años.

Es común que tengamos nuestro pensamiento en el futuro y para muchas profesiones esto ayuda a trazar líneas y planes de trabajo. Sin embargo, en educación no sucede lo mismo, ya que desconocemos las profesiones de los próximos años y las habilidades que deberán desarrollar los estudiantes universitarios.

Es importante entonces partir de lo que ya sabemos del futuro, tal como lo menciona Edgar Morín en su libro “Los siete saberes necesarios para la educación del futuro”, a saber: estar preparados para la incertidumbre, tener apertura a nuevas ideas, utilizar su inteligencia para resolver problemas, estar preparados para ser ciudadanos del mundo, estar conscientes de la naturaleza, de la sociedad y el papel que ellos desempeñan.

De acuerdo con lo anterior, valdría la pena que los docentes incluyeran en sus clases, dinámicas que favorezcan algunos de los saberes antes mencionados. No obstante, hay que resaltar que la preparación estrictamente académica no se puede dejar de lado.

Ahora mismo se están rompiendo viejos paradigmas. Antes, se pensaba en la formación universitaria como una culminación del paso por las aulas; hoy por hoy se necesita estar actualizado aun años después de terminar la carrera.

Sobre eso, el INEGI publicó en el 2016 un informe sobre la edad promedio de los mexicanos, donde menciona que los jaliscienses tenemos una esperanza de vida de 75 años. Esto me lleva a pensar que cinco años en la universidad representan sólo el 6.6% de nuestra vida dedicada a la preparación universitaria. En mi opinión, es un tiempo muy breve, por lo que resulta imprescindible la formación continua para mantenerse competitivo.

Retomando la pregunta inicial, considero que sí será posible en el futuro garantizar la educación, pero tendrá que pasar tiempo para ajustar condiciones académicas, de mercado y de gobierno. Algunos países ya están en ello.

Ver más