Nuestra Gente

Barriga de la Torre

Compartir

Antonio Barriga de la Torre: una vida dedicado a la educación

Arturo Padilla

Martes-16-Octubre-2018

En mar y en tierra, literalmente, el ingeniero Antonio Barriga de la Torre ha demostrado su pasión por la electrónica. Antes de entrar a la universidad trabajó en el campo de enlace vía microondas en la televisión y después, al finalizar su carrera profesional se enroló en un buque-escuela de la Marina Mercante Nacional. Hoy se desempeña como Director de Educación Superior de la Universidad Autónoma de Guadalajara.

El ingeniero Barriga de la Torre nació en Quiroga, Michoacán, el 24 de enero de 1967 y es hijo de Manuel Barriga Campuzano, finado, y de María Guadalupe Dolores de la Torre de Alba. Hoy, a sus 51 años, ha procreado con su esposa, la doctora Silvia Irene Adame, a cuatro hijos; dos varones y dos jovencitas.

En su estado natal estudió bachillerato y la carrera técnica de electrónica digital. Al término de su carrera en el Instituto Tecnológico de Morelia laboró algunos años para la compañía televisora “Canal 13 de Televisa-Michoacán” en el máster de transmisiones al aire donde, por cierto, le tocó hacer los enlaces de microondas y transmisiones durante la Copa Mundial de Futbol de 1986.

A pesar de que le estaba yendo muy bien tomó la decisión de estudiar una carrera profesional. Y para ello eligió la Autónoma de Guadalajara, en 1988 inició la licenciatura de ingeniero en electrónica, de la que se recibió en 1992. Al finalizar, se embarcó en el buque-escuela Náuticas México de la Marina Mercante Nacional, un barco construido en Holanda a pedido del Gobierno de México, destinado principalmente a la capacitación de los futuros oficiales, marinos, jefes de máquina y capitanes de la marina civil. Este barco fue abanderado en Veracruz, el 22 de junio de 1991, de manera que estaba prácticamente nuevo cuando el joven ingeniero Barriga de la Torre lo abordó por primera vez para trabajar y al mismo tiempo tuvo la oportunidad de conocer puertos de muchos países. Se desempeñó como ingeniero electrónico de abordo y cuarto oficial en mantenimiento preventivo y correctivo del equipo electrónico del buque.

Durante el tiempo que estudió su carrera en la UAG, trabajó como almacenista en el laboratorio de electrónica de Ingeniería en Ciudad Universitaria, de manera que, al finalizar su etapa en la Marina Mercante, en 1994, fue invitado a regresar a su alma mater, donde lleva una trayectoria laboral brillante. Primero fue profesor y coordinador de Prácticas Profesionales; pasó a jefe del Laboratorio de Electrónica, jefe del Departamento de Electrónica, jefe del Centro de Investigación Tecnológica (CITEC) y director de Vinculación de Ciencia y Tecnología.

También fue el primer director del Centro de Innovación Tecnológica y de Servicios para la Industria Alimentaria (CITSIA), enseguida desempeñó el cargo de Decano de Diseño, Ciencia y Tecnología durante siete años, luego la Dirección Académica y actualmente es Director de Educación Superior de la UAG. “Haber empezado desde abajo (almacenista), me ayudó a conocer y vivir la universidad como colaborador; crecer peldaño a peldaño, te da sentido de pertenencia; es una fortaleza y te hace quererla. He sido profesor por 20 años e impartí diferentes asignaturas, como diseño digital, matemáticas, álgebra, micros 1, desarrollo empresarial y dinámica de sistemas físicos, entre otras”, comenta.

Su desempeño en diversas áreas de la universidad, le permiten conocer los retos que hoy tienen las instituciones de educación superior frente a un mercado competitivo, global y cambiante. “La educación en México tiene varios retos, entre ellos el de aumentar la cobertura de educación superior a la población estudiantil”, dice el Ing. Barriga de la Torre.

Considera que también es muy importante la capacitación continua de los profesores, así como estimular la investigación y la innovación. “Está comprobado que los países que destinan más porcentaje del PIB a la educación e investigación, tienen mayor desarrollo”, comenta.

“Las universidades mexicanas están conscientes de la importancia que tiene elevar el nivel de la educación en todo el país, de las acreditaciones y certificaciones que se llevan a cabo en diferentes áreas, como son las de personal académico y de instalaciones. Para que México alcance el liderazgo en educación superior debe actualizar la legislación vigente para educación, la actual ya no responde a las necesidades de un México global, es una legislación obsoleta, desfasada y anacrónica. Debe valorarse mucho más a los profesores y su función docente, pues ellos están formando a las personas que dirigirán el futuro de nuestro país, además se debe impulsar la ciencia y tecnología, modernizar la manera en que se enseña y los modelos educativos,” afirma.

Por otro lado, el reto para los profesores de educación superior es conocer y enfocarse en el papel y los objetivos de las universidades, en el presente y a futuro, añade el Director de Educación Superior de la UAG y detalla: “Hay que dirigirse de manera adecuada, saber qué deben aprender los estudiantes; debemos enfocarnos en cómo y qué aprenden los jóvenes de hoy; cómo podemos enseñar mejor a las nuevas generaciones que están llegando y llegarán a la educación superior, generaciones millennials y centennials, entender de qué manera usan el conocimiento y adaptar, en cierta manera, tiempos, ideas y prácticas en el aula; con clases dinámicas, atractivas, innovadoras, tecnológicas, centradas en el aprendizaje y que se use el conocimiento de manera práctica para la vida profesional del estudiante”, concluyó.

Ver más