Opinión

Opinión Arnold 210520

Compartir

Viejo, mi querido viejo

Lic. Alfredo Arnold Morales, Académico de la Universidad Autónoma de Guadalajara

Martes-19-Mayo-2020

Hans Kugle, vocero de la OMS en Europa reporta que más del 95% de las personas muertas por Covid-19 en el Viejo Continente era mayor de 60 años; que más de la mitad eran mayores de 80, y que más del 80% de estos, padecía además de la infección de coronavirus otra enfermedad de tipo cardiovascular, hipertensión o diabetes.

En México, el mes pasado, la Secretaría de Salud indicó que el índice de letalidad por Covid-19 es mayor cuanta más edad tiene el enfermo. El riesgo de muerte es 2.7 más alto a partir de los 60 años de edad, es decir, 270 por ciento mayor.

Aclaran que también los jóvenes corren peligro, que por ningún motivo se confíen, y que hay casos de personas de 100 años que afortunadamente superaron la infección. Pero la realidad es que el grupo verdaderamente vulnerable es el de la tercera edad.

El factor de género también cuenta: la letalidad es de 25% en los hombres y 17% en las mujeres.

Entonces, reuniendo ambos factores -edad y género masculino- se prepara el coctel más apetecible para el gusto del virus.

Se presenta esta circunstancia como un revés a la tendencia creciente de la longevidad de las personas, a la expectativa de vida que ofrece el avance de la medicina asociada con los fármacos y la tecnología.

En la Edad de Bronce (hace unos 5,000 años) la esperanza de vida del ser humano era de 35 años; bajó a 28 en tiempos de la Grecia clásica, seguramente a causa de las guerras, pero después ha dado saltos enormes hasta llegar hoy en día a los 70-72 años.

La sociedad moderna se ha preocupado por el bienestar de los ancianos, incluso inventó el término “tercera edad” para evitar el vocablo peyorativo de “viejo”. Pensiones, programas asistenciales, afores, planes de retiro, seguros médicos, moda, viajes, cruceros, etcétera, para los abuelitos. ¿Cambiará la ecuación a causa de la pandemia? No olvidemos que el tema de las pensiones se ha vuelto un grave problema económico global.

¿Estorban los viejos en el mundo actual? ¿Entramos en un nuevo proceso de selección natural?

Habría que preguntárselo al papa Francisco (tiene 84 años), a Donald Trump (73) y a su próximo rival electoral Joe Biden (77), al presidente ruso Vladimir Putin (68) o al de China, Xi Jinpin (67); a la Reina Isabel (94) o a su esposo Felipe de Edimburgo (98), al periodista López-Dóriga (73), al expresidente de la Cámara de Diputados Porfirio Muñoz Ledo (87)… o a mí, que tengo 72.

Ver más