Opinión UAG

Opinión Arnold

Compartir

Viajes y Cultura

Alfredo Arnold

Viernes-24-Mayo-2019

Viajar al extranjero es una oportunidad cada día más al alcance de los jóvenes mexicanos, aunque para sus padres era un verdadero lujo. No sorprende que sean los jóvenes quienes acumulen más millas de vuelo y aparezcan muy fotografiados en ciudades de Estados Unidos y Canadá, Europa o incluso Asia.

Factores como la disponibilidad de tiempo, la facilidad de llevar todo lo necesario en una mochila, la oferta de pasajes y hospedaje a precios reducidos, el contacto por internet con amigos que viven en el extranjero y la gran variedad de eventos deportivos, artísticos, culturales, educativos y sociales a su disposición potencian de modo formidable la movilidad de los jóvenes allende las fronteras.

Uno de los motivos más fuertes que mueven a un joven universitario para ir al extranjero es el estudio. Un artículo de la revista Forbes (2017) señala que más de 16 mil 700 mexicanos viajan anualmente al extranjero para estudiar una licenciatura, una maestría o un doctorado y tomar distintos cursos. Además, están aquellos que realizan intercambios académicos, generalmente de un cuatrimestre o un semestre, en universidades de otros países.

El resultado de estos viajes casi siempre es gratificante: los jóvenes regresan a casa motivados y con una visión más amplia de su carrera y del mundo. Así mismo, los beneficios que derivan de un viaje de este tipo aumentan cuando el viajero es capaz de apreciar el arte y otras expresiones culturales.

Por ejemplo, un estudiante que pase cuatro meses en Madrid hará amigos de distintas nacionalidades en la universidad a la que asista, tendrá nuevas experiencias gastronómicas y recreativas y se moverá los fines de semana a ciudades cercanas; todo eso está muy bien, pero si además aprecia la pintura, seguramente irá al Museo del Prado, donde contemplará a centímetros de distancia cuadros de El Greco, Diego Velázquez, Rembrandt, Rubens, Murillo, Goya y Van Dyck, y esa experiencia multiplicará el valor de su viaje.

Estudiantes que aprecien la música, la danza, el teatro, la escultura, la historia, la artesanía y cientos de formas de artes mayores y menores, clásicas o contemporáneas, encontrarán adonde viajen verdaderos tesoros del arte y la cultura universales. Tendrán oportunidades de conocer museos famosos, teatros, galerías, salas de concierto, mercados, librerías, iglesias, monumentos, archivos y muchos sitios que harán de su viaje una experiencia más enriquecedora.

Los viajes, la educación universitaria y las expresiones artísticas y culturales, al conjuntarse, son como números que no se suman, sino que se multiplican.

Ver más