Opinión

Salvador Echeagaray

Compartir

Virtudes del Estudiante

Salvador Echeagaray

Viernes-06-Julio-2018

Ser un buen estudiante universitario no es fácil. Aprender todo lo relacionado con la carrera que se estudia y tener una cultura general, requiere de esfuerzo. Por ello, es necesario que el alumno adquiera ciertas virtudes que le ayudarán en su desempeño académico y en su labor profesional. Mencionaremos algunas de las más importantes:

ESTUDIOSIDAD. Es el hábito del estudio diario. Hacer una lectura previa (pre-lectio) del tema que se verá en clase, y otra posterior, más detallada. Debemos comprender plenamente los temas tratados, y si hay dudas, aclararlas con el maestro.

RESPONSABILIDAD. Su etimología viene del latín res, que significa cosa y sponsare (casarse). Así, quien es responsable “se casa con las cosas”. El estudiante “se casa con el estudio” y adquiere el compromiso de asistir a clases, aprender, hacer sus tareas y sacar buenas calificaciones. El vicio contrario a esta virtud es la irresponsabilidad.

HONESTIDAD. Es la rectitud con la que el estudiante debe conducirse en su actuar académico. El vicio por defecto es la arbitrariedad, que se manifiesta con el plagio de tareas o trabajos. La escrupulosidad sería el vicio por exceso.

PUNTUALIDAD. Esta virtud nos ayuda a llegar a tiempo a clases y a entregar tareas y trabajos oportunamente. El vicio por defecto es la impuntualidad que impide que escuchemos las clases completas o que distraigamos al profesor y al grupo al entrar tarde al aula. El vicio por exceso es la impaciencia, por ejemplo, ponerse de mal humor si, por algún motivo, la clase no empieza exactamente a la hora señalada.

AMISTAD. Nos ayuda a trabajar en equipo, da un sano ambiente dentro y fuera del aula. Además, en la vida futura, es de gran pertinencia para conseguir una recomendación y un buen trabajo. El vicio por defecto sería la enemistad, y por exceso, descuidar el estudio por andar con los amigos.

EUTRAPELIA. Es la virtud que consiste en la sana diversión. Un estudiante necesita esparcimiento, pero hay que tener cuidado de no caer en el alcoholismo, trasnochar entre semana y otros vicios. Tampoco hace bien el estudiante que nunca sale, que nunca se divierte, que se amarga.

NUTRICIÓN. En lo que respecta al cuerpo, un buen estudiante debe alimentarse de forma balanceada y a sus horas. Muchos alumnos descuidan esta parte arriesgando su salud, saltándose comidas o ingiriendo alimentos chatarra, otros más, gastan el dinero que les dan sus padres, en restaurantes muy caros o consumiendo suplementos alimenticios de dudosa efectividad.

EJERCICIO. Es sano dar una caminata diaria de 30 minutos, practicar jogging o ir al gimnasio. El vicio por defecto sería el sedentarismo, y por exceso, la vigorexia: pasarse varias horas del día en el gimnasio escatimándole horas al estudio. En general, toda virtud o hábito bueno que podamos adquirir nos ayuda a ser mejores estudiantes y personas. Vamos intentándolo.

Ver más