Opinión

Opinión Elvira Zorrero 240120

Compartir

¿Es el autoaprendizaje una buena herramienta?

Elvira Zorrero Lara, Máster en Educación

Viernes-24-Enero-2020

En décadas pasadas predominó la creencia de que aprender y acudir a un salón de clases eran actividades exclusivas de los estudiantes. Hoy es claro que los profesionales, al igual que los alumnos, necesitan desarrollar nuevas habilidades que los hagan destacar en el mundo laboral. El cómo lograrlo, sin embargo, es motivo de reflexión para muchos expertos en educación.

La cantidad de información que se genera a diario es impresionante. Ante el aumento vertiginoso en el cúmulo de conocimiento, el mundo nos exige leer más rápido y con mejor comprensión, que retengamos gran cantidad de información y la utilicemos para tomar decisiones. Asimismo, existe una vasta oferta educativa disponible en línea, una ventana a la formación de ciudadanos globales, pero ¿cómo vamos a aprovecharla si nunca se nos preparó ni se nos enseñó a ser autosuficientes y responsables de nuestro conocimiento?

El primer paso para la eficiencia en el autoaprendizaje es la aceptación, así como el reconocimiento de las limitaciones y fortalezas de cada persona, lo que corresponde al “saber ser”, uno de los cuatro pilares de la educación para la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura. Miles de estudiantes y profesionales desconocen su forma de aprender, lo que conlleva a una carencia de habilidades de estudio.

Es importante señalar que, durante su paso por las aulas, los actuales profesionistas tuvieron una experiencia muy diferente de la que se vive hoy día, pues debieron adaptarse a la forma de enseñar del docente de sus tiempos. Por el contrario, en la actualidad el alumno está en el centro del quehacer educativo, y para transmitir el conocimiento se consideran distintos estilos y métodos de aprendizaje. Además, los jóvenes en la actualidad enfrentan situaciones que repercuten en la adquisición de conocimiento, como el ritmo de vida, cambios en la organización familiar, las características individuales de los estudiantes y las continuas reformas a los planes educativos.

En realidad, hoy más que nunca todos requerimos reaprender constantemente, y la mejor forma de lograrlo es conocer la manera como cada uno adquiere el conocimiento, así como el dominio de estrategias que nos ayuden a optimizar el tiempo y la energía. En consonancia, en la declaración de la IV Reunión de Comité Regional Intergubernamental del Proyecto Principal de Educación en América Latina y el Caribe, se afirmó la necesidad de repensar la educación desde las competencias requeridas por los sujetos y la sociedad, y para ello se señaló la importancia de privilegiar las aptitudes individuales para seguir aprendiendo.

El siguiente paso recae en las autoridades educativas, los diseñadores curriculares, desarrolladores de contenido en plataformas educativas, capacitadores y docentes, quienes deben destinar tiempo a desarrollar las habilidades para el autoaprendizaje a través de información, dinámicas, pruebas y ejercicios, por mencionar algunos recursos.

En definitiva, es fundamental dar atención a las habilidades que permitan el autoaprendizaje y que estimulen a los profesionales a no dejar de actualizarse.

Ver más