Noticias UAG

Panel por la vida

Compartir

La Universidad Autónoma de Guadalajara convoca a expertos al panel “Por la Vida y la Familia”

Redacción UAG

Lunes-22-Octubre-2018

Con el ánimo de abordar de forma objetiva e informada los graves problemas que aquejan a nuestra actual sociedad y en particular a nuestros jóvenes, se realizó el Panel “Por la Vida y la Familia”, integrado por expertos en materia médica, jurídica, de moral, psicología y medios de comunicación. En esta ocasión, a efecto de tratar un tema de vital importancia para el presente y futuro de la humanidad en general y de México en particular, que es el derecho a la vida.

La Universidad Autónoma de Guadalajara, fiel a la vocación Universitaria y congruente con el espíritu de libertad de cátedra, se dio a la tarea de reunir a hombres y mujeres expertas en el área, para tratar el tema de la vida, buscando que desde las aulas se pueda demostrar que es una cuestión de justicia elemental y un deber como hombres y mujeres, el defender la vida desde el momento de la concepción hasta la muerte natural.

Se convocó a este panel porque los padres de nuestros alumnos se encuentran preocupados por las previsibles consecuencias de continuar dejándonos llevar por las consignas anti vitalistas y anti familia que hacen tanto eco a través de los medios masivos de comunicación y que están siendo avaladas o promovidas desde organismos internacionales y ONGs promotoras de la gran industria de la anticoncepción.

Dicho panel fue integrado por el Pbro. Ramón Salazar Estrada, profesor del Seminario de Guadalajara, la Lic. Guadalupe Venegas Leiva, Directora de Valora, Conciencia en los Medios A.C., el Dr. Luis Miguel Topete Orozco, Especialista en Ginecología y Obstetricia y el Mtro. José Adrián Arzate López, Presidente de la Asociación de Abogados Católicos de México, A.C., expertos en la materia.

Las conclusiones del panel son contundentes y llegan a la misma proposición, que ya expresaba el gran genetista francés Jerome Lejeune: “Cada uno de nosotros tiene un momento preciso en que comenzamos. Es el momento en que toda la necesaria y suficiente información genética es recogida dentro de una célula, el óvulo fertilizado, y este momento es el momento de la concepción. Sabemos que esta información está escrita en un tipo de cinta a la que llamamos ADN; la vida está escrita en un lenguaje fantásticamente miniaturizado”.

La ciencia demuestra y confirma cada día, que la vida empieza al unirse un óvulo con un espermatozoide; acto mediante el cual Dios infunde la vida creando así un ser humano. Por lo mismo, el respeto de la vida humana desde ese mismo instante debe ser y es un principio absoluto: Toda vida humana es sagrada.

La anticoncepción, el aborto y la ‘educación’ sexual inmoral, son “armas de destrucción masiva”. La educación sexual inmoral, que desgraciadamente se difunde por algunos medios de comunicación, algunas escuelas o desde algunos organismos internacionales, no es educación, es un mecanismo propagandístico para formar la mentalidad anticonceptiva desde la más temprana edad.

El peor defecto de la mentalidad anticonceptiva es el egoísmo que lleva a los jóvenes a preocuparse únicamente por sus intereses personales y no permite el interés necesario para formar familias sanas.

 

Debemos recuperar una adecuada concepción de la naturaleza humana desde el momento embrional. El embrión es un ser humano con potencialidad y no un ser humano en potencia. El ser humano no es potencia, sino que en substancia ya es un ser humano. No se es ser humano porque se haya reconocido por otros como tal, consensualmente, sino porque se tiene ya la naturaleza humana.

El embrión humano posee una individualidad somática única e irrepetible, que ya es sujeto jurídico desde su fecundación.

Los Tratados Internacionales que se refieren a derechos fundamentales reseñan y obligan a México a la defensa y protección de la vida; del mismo modo estos no solo establecen como derecho fundamental la vida, sino que obligan a proteger a los niños desde la fecundación, como no puede ser de otra manera, por eso los Tratados Internacionales y nuestras normas fundamentales mexicanas hablan del derecho a la vida.

Por el contrario, ningún Tratado Internacional ni norma fundamental establece la promoción o el derecho al aborto, mucho menos establecen el aborto como forma de tratar los embarazos no deseados, sino que los países deben brindar medidas para apoyar a la mujer y también a los niños.

La tendencia de los Tratados Internacionales es proteger la vida y ninguno de los suscritos por México establece en forma expresa la figura del aborto como derecho.

Es por todo lo anterior, la necesidad de proteger a las familias y los hijos, para que puedan hacer frente a la crisis de identidad, a la visión inmanentista y el relativismo moral prevaleciente en estos días. Es la familia, una institución de orden natural, la primera escuela del amor y el lugar donde se construye la vida a través del amor.

De ahí la necesidad de hacer conciencia para la protección de la familia, frente a un mundo que vive en completa confusión y que se ha alejado de Dios, viviendo como si Él no existiera.

Fue de esta manera como académicos, profesores, alumnos y panelistas expertos concluyeron que la vida es el primero de los derechos humanos y como tal, es irrevocable ya que, si no hay vida, no tiene sentido que existan los demás derechos fundamentales.

Ver más