Horizontes

Paulina Rizo

Compartir

Una experiencia sensacional en Monterey Bay

Arturo Padilla

Viernes-28-Septiembre-2018

La Universidad Estatal de California tiene más de 20 campus, pero sin lugar a dudas uno muy peculiar es el de Monterey Bay. Su ubicación junto al mar, las reservas marinas e incluso la composición de su alumnado, hacen de esta escuela de nivel superior algo muy especial.

Paulina Rizo Torres, estudiante del sexto cuatrimestre de la Licenciatura en Psicología de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG), regresó muy satisfecha del intercambio que realizó durante cinco meses en la CSUMB (California State Univeristy of Monterey Bay). “Irse de intercambio, los retos, dificultades y logros que implica, es algo que se va integrando a ti positivamente, te hace crecer y te impulsa a ir por nuevos caminos”.

“Quería estudiar psicología desde otra perspectiva y ampliar mis conceptos. La psicología es una ciencia que se aplica de manera diferente a cada paciente, aunque tengan el mismo problema. También fue para practicar mi inglés y salirme un poco de mi zona de confort”, explica Paulina.

Reconoce que al principio fue difícil adaptarse a un modelo educativo distinto que se aplica en aquella universidad; sin embargo, esto la ayudó a ser flexible y reconocer la bondad de estudiar con diferentes enfoques. Las personas que conoció durante su estancia no responden al estereotipo que se tiene sobre los norteamericanos y esto se debe a que casi el 40 por ciento del alumnado es de origen latinoamericano, casi dos terceras partes son mujeres y hay un buen número de estudiantes de la tercera edad.

Las instalaciones de la CSUMB se ubican en una antigua base del Ejército de Estados Unidos y es un campus relativamente joven ya que abrió en 1994.

No todo fue estudio, visitó muchos lugares de esta área de la costa del Pacífico en California que cuenta con una gran diversidad biológica, como las reservas marinas de Big Sur, Point Lobos y Garrapata State Park; conoció playas, el acuario, lugares para acampar y hacer excursionismo. El clima es más bien frío.

El Cañón de Monterey, en el centro de la bahía, es uno de los cañones submarinos más grandes del mundo, mide más de 400 kilómetros y cambia de forma según las corrientes y los sedimentos que van quedando en el fondo marino. La flora y fauna es abundante, hay focas, nutrias, ballenas, delfines, orcas, distintas variedades de peces, tortugas y aves. Algunas algas son tan altas que dan la impresión de ser verdaderos bosques.

La mayoría de estos lugares están declarados como áreas o parques de conservación marítima para proteger los ecosistemas.

“En los últimos días de mi viaje quería visitar San José, una ciudad que está a hora y media de donde estaba alojada; el inconveniente fue que nadie me podía acompañar, así que decidí irme sola en autobús. Llegando allá renté una bicicleta y recorrí casi toda la ciudad; en esos momentos experimenté una libertad y tranquilidad que jamás había sentido”, relata Paulina.

La experiencia de estar sola también implica que tienes que hacer pequeños sacrificios, retos cotidianos, pero siempre se encuentra el apoyo necesario para salir adelante, comenta la estudiante de Psicología y resume que “las recompensas a nivel personal y profesional que obtienes de un viaje de intercambio no se comparan a algo que puedes experimentar en tu zona de confort”, por eso recomienda a sus compañeros realizar viajes como éste.

Paulina no descarta realizar otro intercambio en el futuro.

Apunte histórico

La ciudad de Monterey fue la capital de California en tiempos de La Colonia española y en los primeros años del México independiente. La economía se basaba sobre todo en la actividad turística en la zona costera, así como en la agricultura en el Valle del Río Salinas. La mayoría de la gente del condado aún vive en esta región, mientras que el lado este, en la región interior, está casi deshabitado. Monterey se ubica a unos 550 kilómetros al sur de San Francisco y 200 kilómetros al norte de Los Ángeles.

Ver más