La Entrevista

Ron Hone

Compartir

Ron Hone, el cine y la electrónica

Arturo Padilla

Viernes-01-Junio-2018

Ron David Hone, especialista en efectos especiales para cine, afirma que el Internet, las nuevas tecnologías y las plataformas digitales cambiaron la manera en que se hacen y consumen las películas. El cine se adapta y transforma de una manera nunca antes vista.

Mejor conocido como “El hombre detrás de Yoda” (ayudó a construir y manejar al personaje de Star Wars: The Empire Strikes Back), ha trabajado en más de 32 películas, desde The Hound of the Baskervilles y The Deer Hunter (ambas de 1978), pasando por varias cintas de James Bond, y Star Wars hasta Legend (2015).Ron Hone inició en la industria cinematográfica en el stop motion (animación) gracias a su hobby, que era la electrónica.

Ron Hone concedió esta entrevista durante su visita a la Universidad Autónoma de Guadalajara para impartir una conferencia a estudiantes de Ciencias de la Comunicación sobre sus experiencias en el llamado séptimo arte.

Nació en 1939, en un pueblito llamado Woodford, a las afueras de Londres, Inglaterra. Estudió ingeniería, aunque no terminó sus estudios y tuvo que trabajar en la industria aeronáutica, en el desarrollo y construcción de equipo especializado.

Alma Mater: ¿Plataformas como Netflix o Amazon afectan a la industria del cine?

Ron Hone: Todo es adaptarse, debes moverte hacia adelante. El stop motion así empezó, con tomas que hacías de manera lenta, mecánica, una a una. Ahora existe tecnología que escanea y recrea movimiento y facilita el trabajo del cineasta. El cine se adapta. Iniciamos con la pantalla azul en mi época, hoy es verde y se ha vuelto más complejo. En el tiempo de Star Wars, episodios tempranos, también era muy complejo.

A.M. ¿Se justifica la abundancia de efectos especiales computarizados?

R.H. Puede quitar el trabajo de personas que están acostumbradas a laborar con sus manos y no con su mente y programas. Sin embargo, así es el progreso, es parte de la era moderna. Toda la industria y el mundo están cambiando y usando las computadoras para aprender y trabajar.

A.M. ¿Qué opina de los mexicanos que ganan premios de la Academia en Hollywood?

R.H. Han hecho un gran trabajo y creo que deben aprovechar lo que tienen en su propio país. México es un lugar fantástico para hacer cine. Tiene todo: escenarios, personas, lugares e historias. Hollywood también es un buen lugar para hacer cine y es importante que aprendan de los mejores. También para Hollywood es importante tener directores extranjeros porque enriquece de manera maravillosa al cine. Otros directores, productores y cineastas reconocen lo que viene de fuera y eso es importante.

A.M. ¿Cómo pueden involucrarse los jóvenes en los efectos especiales?

R.H. Lo primero es aprender a usar la computadora y luego a relacionarse. Traten de viajar, de encontrar oportunidades. El trabajo de los efectos especiales puede convertirse en un trabajo sin salida, en algo en lo que te quedarás si no miras adelante. Bueno, yo amo mi trabajo y aún me mantengo trabajando y actualizado, utilizo la experiencia y conocimientos a mi favor.

A.M. ¿Quién es su director y cuál es su película favorita en la que trabajó?

R.H. He trabajado con increíbles directores. Una de las películas donde disfruté trabajar fue en The Never Ending Story (1984) dirigida por Wolfgang Petersen. Estuve en Estados Unidos, en Berlín y Múnich, donde fue la filmación de algunas escenas. Tuve un buen director, me dediqué a organizar y supervisar todo lo que tiene que ver con diseño de personajes y animatronics. Lo raro es que esa película no hizo mucho dinero en su momento, a pesar de su popularidad.

A.M. ¿Cuál es el principal reto al hacer una película?

R.H. Uno de los principales problemas de la industria actual es que siempre te estás peleando con los contadores por el presupuesto. En aquella época también era un problema. Cuando trabajé en una de las películas del 007 en la que actuó Pierce Brosnan, creo que era Die Another Day (2002), había que destruir un helicóptero con dinamita.

Fuimos con el contador, le pedimos más presupuesto y dijo: “No hay dinero, no está en el presupuesto, no más explosiones”. Le explicamos que era parte de la película, a lo que él respondió arrojando sus libros de contabilidad: “Yo sólo soy el contador y les digo: no hay dinero, no tenemos más dinero”. Nos molestó, pero cuando lo recordamos hoy, todos reímos.

A.M. ¿Qué mensaje da a los estudiantes?

R.H. Si eres inteligente, usa eso a tu favor. Si te gusta la ingeniería, eres bueno con computadoras, hazlo entonces, vuélcate en ello y saca el mayor provecho. Ahora, si prefieres lo artístico, explota tu lado artístico. Averigua en qué eres bueno y explótalo, quédate con ello.

Aprende cosas nuevas que complementen lo que sabes hacer, mézclalo con nuevos conocimientos que te permitan tener mayores opciones. Trabajar en lo que te gusta te permite disfrutarlo, aunque pase mucho tiempo. Yo nunca he considerado retirarme de la actividad cinematográfica, aunque tarde o temprano llegará el “retiro involuntario”, o sea, simplemente ser despedido.  

Ron David Hone actualmente da conferencias en convenciones de ciencia ficción, comics y cine, así como en universidades de España, Inglaterra, Canadá, Estados Unidos y países de América Latina. Además, asesora a directores y técnicos en películas.

Ver más